La mala alimentación como causa de ansiedad

¿Qué medidas pueden ser las más pertinentes a aplicar al enfrentarnos a los problemas de alimentación en adultos? En primer lugar hay que tratar de identificar a qué nivel se sitúa el trastorno alimenticio en el paciente diversificándolos en los siguientes factores que directamente producen la problemática, como son: orgánicos, psíquicos y sociales.

Los factores orgánicos – biológicos en los cuales los fármacos podrán ser empleados para tratar algunos síntomas, sin olvidar que estos factores sólo son consecuencia de la carga psicológica mal canalizada que lleva internamente la persona y es manifestada en sintomatología orgánica, en otras palabras en la terapia de pareja explican que en la salud física del paciente se convierten algunos en tan extrema gravedad que pueden atentar contra la propia vida.

Por lo que se refiere a trastornos ligados a factores psíquicos, la psicoterapia y el psicoanálisis podrán aportar una valiosa ayuda para comenzar a subsanar los problemas de alimentación en adultos, a nivel de la relación de pareja, se pondrá en práctica una terapia de pareja, es decir, una terapia de comunicación que se empleará también a nivel familiar y que trabajará tanto sobre el paciente, como sobre todo el clan familiar. En esta terapia de pareja se creará un espacio donde se puedan transmitir los sentimientos y emociones del paciente con el fin de que en este trabajo, entre el profesional y la familia, puedan sacar adelante al paciente.

En cuanto a los trastornos ligados a factores sociales, en cambio, el asunto es más complejo, porque no es tanto un trastorno en si lo que hay corregir, sino que habría que prevenir, las condiciones especiales que han hecho posible que toda una categoría de personas hayan llegado a un extremo permanente de stress y apatía que lo absorben hasta el grado que inciden perjudicialmente en la ingestión de sus alimentos y de la nutrición que estos producen dentro de su cuerpo.