¿Repetir un viaje en autocaravana a Madrid?

Madrid, nuevamente Madrid en mis pensamientos, luego de conocer esta ciudad ansias volver a recorrerla, no sé si esta impresión tan viva dentro de mi ser corresponda a la honda impresión que dejó en mi aquel rincón al cual llegue a bordo de las autocaravanas.

Llamado el Museo del Prado el rincón de las mejores sensaciones, el refugio de los más bellos recuerdos, prodigio de líneas y dotado de esa belleza alargada con elegancia, en el cual muchas horas pase con los ojos más abiertos que nunca escrutando tanta magia, el alquiler de autocaravanas me llevó a los vestigios centenarios del Buen Retiro donde de golpe nos encontramos con una parte de la historia de la ciudad convertida en un hermoso parque dentro del cual podemos admirar la original de las fuentes monumentales idénticas denominadas de la Alcachofa que data del siglo XVIII, que simultáneamente con las sensaciones que me produjo el espacio que antiguamente ocupaba el Palacio de Medinaceli y Villahermosa que alberga hoy día el Museo de Thyssen – Bornemisza esquineros del Museo del Prado, que asemejan que se han fundido ambos para dar a la luz edificaciones más portentosas cónsonas con nuestra modernidad y que da placer el contemplarlo o disfrutar las maravillas que contienen.

Las autocaravanas nos han llevado a conocer en todo su esplendor otros descollantes monumentos de esta ciudad que no se cansa de sorprendernos, como lo es la preciosa fuente de Neptuno, que con la de Cibeles y Apolo son dignas de ser admiradas hoy como lo fue en sus orígenes que datan del año de 1780 y es que con el uso del alquiler autocaravanas me convenzo más que esta modalidad de transporte que nos otorga tanta celeridad como queramos emplear en el discurrir de nuestro viaje podemos experimentar más y mejor las bellezas de esta ciudad.